MANABÍ | Las deudas y el desempleo desesperan a los manabitas

Al aislamiento social por el coronavirus, «María» tiene que sumarle otro problema, las deudas.

A pesar de estar en emergencia sanitaria el país, los operadores de la financista Porcoll no dejan de llamarla por sus letras atrasadas.

María estuvo un año sin trabajo y lamentablemente se retrasó en los pagos.

Sin embargo, tras conseguir empleo trató de ponerse al día, pero aun así tiene un saldo en mora por el que la llaman todos los días.

Ella ya llega explicado que apenas le paguen cancelará, también quiere acogerse al diferimiento de cuotas, pero no puede porque Porcoll solo está haciendo eso a sus clientes que están al día y no a los que registran cuotas atrasadas.

María comenta que hay noches en que no puede dormir, ha bajado de peso, a pesar de ello agradece por estar trabajando en esta emergencia

Otro caso
A Humberto, quien trabajaba en una constructora que tiene un contrato en un cantón del norte de Manabí le dejaron de aportar al Seguro. Su jefe les explicó a él y a sus demás compañeros que mientras dure esta emergencia no podrán cumplir sus obligaciones, que una vez los municipios paguen las planillas y se retomen los trabajos los vuelven a contratar. Todavia le deben marzo, abril no trabajo. Humberto está desesperado, no sabe cómo comerá su familia.

En Portoviejo y Manta
A varios periodistas les han bajado el sueldo, a unos no les pagan marzo y a otros los enviaron a casa sin sueldo. Los comunicadores están desesperados, en algunos casos recibiendo ayuda de familiares u haciendo préstamos para comer.

En Chone
En la Ciudad de los Naranjos en Flor, doña Ena invirtió una importante suma de dinero en un salón de eventos de primera. Con deudas, encima y sin poder laborar, la desesperación se apodera de ella.

Son varios los casos de manabitas a los que las deudas, falta de sueldo o de empleo desespera.

La parte oficial
El Gobierno anunció diferir las cuotas de las planillas de servicios básicos. También se están entregando raciones alimenticias.
Se han ofrecido créditos.

Fotos: cortesía


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.