ECUADOR | Quienes ganen más de 500 dólares pagarán 2 dólares mensuales como un aporte para enfrentar la crisis por el coronavirus

El Presidente de la República, Lenín Moreno, anunció este viernes 10 de abril, un plan para enfrentar la crisis económica, sanitaria y social provocada por el COVID-19.

Este contempla la renegociación de la deuda externa y contar con los recursos para garantizar el bienestar de la ciudadanía.

Además, se propondrá una reforma normativa a la Asamblea Nacional para proteger a la población más vulnerable, la producción, el empleo y la dolarización.

En este marco, el Jefe de Estado hizo un llamado a las fuerzas políticas y sectores sociales para conformar un Gran Acuerdo de Unidad Nacional.

Esta iniciativa permitirá, entre otros aspectos, crear una Cuenta de Asistencia Humanitaria que asegure la atención en salud, la provisión de víveres y la protección de las plazas laborales. “Esta cuenta no la administrará el Gobierno, será liderada por representantes de la sociedad civil que controlarán que los ingresos se destinen, exclusivamente, a asegurar salud, alimentos y empleo”, acotó.

La cuenta tendrá dos fuentes: un aporte de las empresas que generan ingresos por más de un millón de dólares. Estas
abonarán el 5% de esa utilidad, en tres pagos mensuales.

Por otra parte, los ciudadanos que ganen más de USD 500 al mes contribuirán progresivamente durante nueve meses, sobre la base de sus ingresos. “Por ejemplo, quienes ganen 500 dólares mensuales pagarán dos dólares; y quienes ganan 50.000 dólares mensuales, pagarán 4.400 dólares” manifestó.

El Primer Mandatario indicó que con este fondo se ampliará el número de beneficiarios del Bono de Protección Familiar (de USD 60). Al momento, este aporte lo reciben 950.000 familias, cuyos ingresos no superan los USD 400 y que no reciben otra asistencia por parte del Gobierno.

Sin embargo, con la propuesta, habrá un millón de familias que accedan a este monto. “Con su aporte, lograremos proteger a casi dos millones de familias pobres”, puntualizó.

Recalcó que se ha hecho un gran esfuerzo por asegurar que el personal médico cuente con todos los insumos de
bioseguridad, medicamentos y demás instrumentos para atender la emergencia.

Sin embargó, mencionó que la pandemia
golpeó al Ecuador en un momento crítico de su economía, en el que se estaba trabajando para salir de la crisis provocada
por la administración anterior. “Nos golpeó sin un centavo en las cuentas del Estado y con una deuda histórica de más de
65.000 millones de dólares. Esta emergencia económica no tiene precedentes en la historia reciente del país.

El precio del petróleo cayó, han caído las ventas y las exportaciones, cayó el pago de tributos y -por si fuera poco- se acaban de romper los dos oleoductos que transportan el petróleo ecuatoriano”, informó.

Frente a este escenario, el presidente Lenín Moreno, propuso una reforma legal a la Asamblea Nacional con cinco decisiones que están dirigidas a impulsar acuerdos para mantener la producción, el empleo, la dolarización y ayudar a los sectores más vulnerables.

Estas incluyen los siguientes aspectos: en primer lugar, nadie podrá ser desalojado por retrasarse en sus pagos de arriendo, mientras dure la emergencia y hasta 60 días después.

Así mismo, señaló que el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) ampliará su cobertura de salud, a quienes se queden sin empleo, por 90 días más. Es decir, en total serán 120 días de cobertura.

Además, el seguro de desempleo se cobrará en siete días y ya no en 60. También se ampliará su cobertura. Por otro lado, a los padres y madres de escasos recursos se entregará una ayuda para cubrir un porcentaje de la pensión de la escuela privada. Al respecto, sugirió que las instituciones educativas
privadas lleguen a acuerdos con los profesores y padres de familia para reducir costos.


Finalmente, anunció que el país recibirá un nuevo financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) Invest, el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), el Banco Mundial y el nuevo Banco de Desarrollo de Estados Unidos. Estos
recursos servirán para otorgar créditos con período de gracia, bajo interés y sin garantías, para el alivio inmediato de la
liquidez de las empresas.

El Primer mandatario reiteró que la única manera de reactivar la economía es llegar a acuerdos justos, dado que estamos enfrentando un problema (la pandemia por el COVID-19), cuyos efectos afectan a todos. “Vamos a construir un nuevo mundo y una nueva nación, empezando desde cada uno de nosotros”, puntualizó

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.