FORO. Cuanto más tiempo fume una persona mayor es el riesgo de contraer enfermedades

Como parte del Foro Mundial sobre Nicotina (GFN) Philip Morris International realizó un panel de discusión en donde se enfocó principalmente en la evidencia científica de la reducción del daño alrededor de las alternativas a los cigarrillos tradicionales, específicamente el IQOS. 

Adicionalmente, durante la discusión se hizo énfasis especial en la necesidad de crear un diálogo abierto en el que los consumidores tengan acceso a suficiente evidencia científica para tomar decisiones informadas. 

En el panel participaron el Dr. Peter Harper, ex Jefe de Oncología de Guy’s, King’s y St Thomas Hospital en Londres; el profesor Reuven Zimlichman, Jefe del Instituto de Medicina e Hipertensión en Israel y Gizelle Baker, Directora de Participación Científica en Philip Morris International. 

Todos los panelistas acordaron que la meta es prevenir que las nuevas poblaciones consuman productos nocivos, especialmente los jóvenes. 

En palabras de Baker “nosotros no queremos tentar a los no fumadores, sino darles una alternativa que aunque tiene riesgos, es menos nociva.” 

Se ha hecho un descubrimiento muy claro: Cuanto más tiempo y más fume una persona, mayor es el riesgo de contraer enfermedades relacionadas con el tabaco. Por lo tanto, dejar de fumar reduce en gran medida el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con el cigarrillo. 

Es por esto que desde PMI se está aplicando la “norma de oro” del Instituto de Medicina de EEUU para evaluar la reducción del riesgo. 

El mejor escenario es el abandono; sin embargo, si en el cambio a los productos de riesgo reducido los efectos están lejos del uso de cigarrillos y más cerca del abandono, entonces existe un riesgo reducido justificado para la enfermedad relacionada con el uso de cigarrillos.  

Ahora que IQOS ha estado en el mercado por casi cinco años en algunos países, hay aproximadamente 14 millones de fumadores en todo el mundo que usan el producto. 

De estos, aproximadamente 10 millones han dejado de usar cigarrillos. Cinco informes gubernamentales y 25 informes de investigación independiente han llegado a la misma conclusión con relación al cambio a productos de tabaco calentado: el IQOS produce niveles significativamente más bajos de químicos nocivos en comparación con los cigarrillos. 

Para el profesor Reuven Zimlichman “el cese siempre es mejor, pero es el deber ético de los médicos estar informados sobre los productos alternativos del tabaco. 

La evidencia científica disponible hasta la fecha muestra que los cigarrillos electrónicos y los productos de tabaco calentado son menos nocivos que el cigarrillo y esto está siendo reconocido y respaldado por varias autoridades sanitarias”. 

En ese mismo sentido, el Dr. Peter Harper, consideró que la reducción del daño es lo que tenemos que abogar pues la población está ahora, más que nunca, interesada en entender la ciencia (debido al COVID-19) y el valor de tomar precauciones. Es por esto que necesitamos regulaciones (normas para productos, acceso y mercadeo de productos), monitoreo del uso del tabaco (cigarrillo y productos libres de humo) y estudios epidemiológicos para evaluar los resultados de enfermedades”. 

Los fumadores fuman a pesar de conocer los riesgos para la salud: 1.000 millones de fumadores hoy en día hasta el 2025.

Lo que necesitamos es un enfoque pragmático basado en la ciencia para la reducción del daño por tabaquismo. 

El cese siempre es mejor, pero es el deber ético de los médicos estar informados sobre los productos alternativos del tabaco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *